Licencia

Creative Commons License
Dark Night by Scarlett Baciotti is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.0 Chile License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://scarlettbaciotti.blogspot.com.

Banner (:

Create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!

Nos seguimos?

Regalito! Parte contada por Gabriel (ineditoo)

Estuve toda la clase de trigonometría mirando el reloj, contando los minutos que quedaban para poder salir de clases.
Para poder verla.
Cuando al fin tocaron el timbre, el estridente sonido fue como una bendición para mí. Tomé mis cosas y rápidamente comencé a guardarlas.
- ¿A dónde es el incendio, Gabe? – me preguntó Helen riendo.
- Eh… Por ahí. – le respondí vagamente.
- ¿Te vienes con nosotros? – me preguntó Jhon.
- No, tengo algo que hacer. Los veo después.
Vicent, que estaba cerca conversando con Ken y Sean, me miró unos segundos fijamente a los ojos, serio, y luego siguió con su conversación como si nada.
A veces me parecía que Vicent sabía lo que pasaba por mi cabeza. Y en estos momentos, algo me decía que Vicent sabía que yo estaba apresurado porque quería ver a su hermana.
Y eso era algo… vergonzoso.
Alcance a llegar antes de que el profesor Blake abriera la puerta, por lo que pude proyectar una imagen falsa de relajación y así que no se notase que me había venido corriendo desde el aula de trigonometría, al otro lado del edificio.
Estaba pensando en que cosa podía decirle a Danna. Tenía que buscar un tema de conversación si había venido única y exclusivamente para verla, pero justo en ese momento abrieron la puerta y vi como Cade, es odioso niñito que la seguía a todos lados y que se sentaba a su lado, la miraba con cara de adoración. Y Danna le sonreía.
Y fue como si me hubiesen pegado un fuerte puñetazo en el estomago.
Sin embargo, no pude irme como quería ya que en ese momento llegó a mi lado Natalie.
Ay…
- Hola, Gabriel. – me dijo la chica con su mejor sonrisa.
- Hola. – le respondí, sin molestarme en sonreírle. El odioso niño estaba hablando con Danna y esta se reía de lo lindo.
Quizá yo solo estaba perdiendo el tiempo.
Estaba escuchando a Natalie contarme respecto a la clase de historia, sin embargo miraba de reojo a la sala para poder ver a Danna.
Y justo cuando iban saliendo, ella y su perrito faldero, me vio.
Una sonrisa, no creo que fuera voluntaria, comenzó a aparecer en su rostro, pero desapareció rápidamente cuando vio a Natalie.
Mmm… interesante. Parecía molesta.
Bien.
Miré con un falso interés a Natalie, la cual aun estaba absorta, contándome quien sabe qué. Yo solo asentía.
Justo cuando Danna pasó por al lado de nosotros, la miré y le dije lo más casual posible:
- Hola Danna, no te he visto mucho.
¿Notaría acaso como digo su nombre? Como si fuera algo muy delicado, muy preciado.
Y ciertamente, ella es todo eso para mí. Eso, y mucho, mucho más.
Sin embargo, me respondió desinteresada:
- Ah, claro. Es que he estado ocupada.
¡Genial! Yo como un tonto pensando en ella y al parecer le daba lo mismo.
¡Ni si quiera era capas de mirarme a la cara!
Noté como el chico, Cade, mi estaba echando una mirada asesina que, en vez de asustarme, hizo que me dieran ganas de reír.
¡Tenía tantas ganas de que Danna reaccionara!
Por ejemplo, una buena forma sería tomarla de la barbilla, acercarme a ella lentamente y luego agacharme de a poco, hasta quedar frente a frente. Después de eso quedaríamos tan cerca, pero tan cerca, que bastaría un simple movimiento y entonces yo podría…
“¡Recuerda que apenas te mira!” me reproché a mi mismo.
¡Agh! ¡Maldita indeferencia!
Estaba molesto, claro, sin embargo cuando hable le dije lo más relajado posible:
- Entonces te veré en otra ocasión. Hasta luego Danna.
Y fue cuando dije su nombre, que ella al fin me miro.
Pero no me miró enojada, o como si no le importase lo que yo pudiera decir.
Su mirada fue más bien dulce, tierna. Como si sus ojos no estuviesen de acuerdo con sus palabras. Y fue una sensación tan… nueva, y a la vez parecida a otra que ya había tenido antes.
Recordé la primera vez que me subí a la montaña rusa, tenía siete años, y cuando ésta comenzó a decender a todo velocidad, pensé que mi estomago se había quedado en lo mas alta, mientras yo bajaba rápidamente.
Cuando Danna me miró así, sentí algo parecido.
- Claro. – susurró. La comisura de sus labios estaba levantada, como si inconcientemente quisiera sonreír pero algo la retuviera.
Yo en cambió, y a diferencia de ella, le dirigí una de mis mejores sonrisas.
Vi como Natalie estaba que echaba humo y tuve que aguantarme la risa mientras Danna se daba la vuelta con Cade siguiéndola como un fiel perro faldero.
Bien. Por lo menos había conseguido verla.

3 Pensamientos:

darkstar dijo...

wawww!!me encanto tu hitoriaa!!!es la primera vez que entro a tu blog, y me encanto!!!!muchos besos y pasate!!!!!!xD!

Scarlett.Baciotti dijo...

Graciaas (:

Lena dijo...

me encanto este capi... mañana subo el primer cap al blogg

Publicar un comentario en la entrada